4.3.09

Cuando Gerardo abrió los ojos, las hormigas habían conquistado todo el mundo conocido. Por suerte para él, era el único observando el terrario.

3 comentarios:

  1. Tuve que leerlo dos veces, culpa del soponcio post cena. Muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  2. gracias por leerlo con cansancio y todo...
    esos son lectores la pucha!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo30.6.09

    Muy bueno. Corto y efectivo. Invita a una reflexión. El mundo es tan grande como nuestra capacidad para observarlo.
    Daniel

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario,
te espero!