29.8.09

En el espejo (frag.)

"Se sonríe, me mira y se sonríe. Está recostada en la pared, como esperando que yo vaya a su encuentro, con esa mirada pícara, la ropa perdida, las manos buscadas. Pero a mi derecha hay una pieza, no lo había notado la primera vez. Está a oscuras, ¿habrá alguien dentro? ¿Me estarán observando? ¿Será todo esto producto de mi imaginación? Se hallaba en el pasillo otra vez. Era de día y la luz entraba por las ventanas sucias de un comedor abandonado. A su derecha había una habitación a oscuras. Tapiada seguro, pensó.
Quisiera salir de aquí, se mintió. Sentía la mirada sobre su cuerpo, pero no la veía. Estaba segura de que había alguien en ese agujero, en esa oscuridad que se extendía. Escudriñó la oscuridad. Se inclinó un poco para tratar de observar mejor. Esperó concentrada a que su vista se acostumbrara a la oscuridad. Pronto. Sabía que era inevitable. En cualquier momento se dibujaría una figura en la penumbra. Una risa. Giró la cabeza y notó que todavía seguía en el pasillo, donde la luz del día entraba por la ventana del comedor y una mujer se recostaba sobre la pared esperando, ansiando. ¿De qué se reirá?, pensó. Sabe que no puedo estar aquí, que lo tengo prohibido; que se supone que no sabemos, que no vemos, que no estamos. No estamos. No somos.

- Tú y yo no somos – le espetó.

- Tú y yo no somos…no somos…tú…y yo. – le sonrió la mujer en la pared en el pasillo en el edificio abandonado.

- Sí, así es. Tú y yo. No.

- ¿Estás segura? – susurró una voz en la habitación a oscuras. Giró la cabeza. Intentó ver en la oscuridad.

- ¿Quién…? "


"(...) A lo lejos el sol terminaba de ocultarse, dando paso a la noche. Unos grillos se refugiaban en los matorrales para comenzar sus canciones eróticas. Al pensar en esto, Julia recordó que era tarde. Dejó a la señora Thornquist y se retiró a su habitación en el edificio abandonado, donde estaba la señorita Lobos parada en el pasillo para susurrarle “Vanesa”..."


Muy pronto... En el espejo !! (pequeña nouvelle en estado de corrección permanente)

9 comentarios:

  1. Y volvió la Agos... y con nueva estética!
    Me pareció súper interesante e intrigante el relato, y lógico, mucho más aún, al sentirme nombrada! jajaja
    Ahora quedan las ganas de leer la pequeña nouvelle en estado de corrección permanente, jeje
    Gracias por pasar por la Aldea y por tus comentarios! Besos

    ResponderEliminar
  2. Nadie sabe cómo nos miran los espejos, ni cuándo podrán develar nuestras verdades...

    ResponderEliminar
  3. Gracias Vane y Sebas por sus comentarios!! Estuve muy perdida y actualmente creo que la musa se me fue de noviazgo por ahí porque no la encuentro por ningún lado..

    ResponderEliminar
  4. Agos: me pone muy contenta que la nouvelle, de a poco, vaya llegando a ojos de otros. La musa trabajó mucho en la belleza de En el espejo, y seguro seguro sigue contigo. No te preocupes que hay momentos para producir y otros para cultivar.
    Besos y gracias por tu apoyo.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Agos! Y cómo sigue? Quedé muy intrigada. Tu musa andará con la mía? Porque se ausentó sin aviso.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Una de misterio. Me gusta!
    Intriga desde el principio.
    Quiero ver cómo sigueee!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. AGOS (bella por fuera y por dentro):
    Seguí, seguí y seguí (con tus tiempos, pero seguí). No nos dejes sin develar el misterio.
    Extraño tu presencia física (claro)
    BESOS

    ResponderEliminar
  8. RECIEN LLEGO HASTA ESTA CASITA TAN LEJANA, VEO QUE SUS LECHUGAS SON MUY BUENAS....REGRESARÉ POR MAS-
    UN ABRAZO DE AMISTAD

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la buena onda! Espero que la época de cultivar lechugas llegue pronto..
    Estoy dando los últimos retoques!
    Saludos!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario,
te espero!