17.5.09

Pronto desapareció
y supe que la muerte me acechaba hasta en sueños.


Yo era una aureola azul rodeando la oscuridad.



8 comentarios:

  1. Simplemente bello.

    ResponderEliminar
  2. A la muerte acechando es que le debemos el perdurar de la vida...
    Una vez más tu texto me abre mucho universos.
    Gracias por tu vista, obvio que contás conmigo para las heridas!!!

    ResponderEliminar
  3. Agos, quién puede ser una aureola azul encerrando la oscuridad? es una imagen bellísima. Muy bueno
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. gracias a las tres por sus palabras!! Es un texto muy cercano a mí, a aquél lugar del que salen las ideas...
    Y Vane, me alegro mucho de poder escribir textos que te inspiren o abran lugares, como agujeros negros momentáneos, jaja...

    ResponderEliminar
  5. Agos, gracias por tu mensajito!
    cuanta poesía en este breve texto!

    ResponderEliminar
  6. Es bello ser una aureola azul rodeando oscuridades, y además espacios de luz.

    ResponderEliminar
  7. Mucha poesía y la muerte que siempre da vueltas, que lo invade y lo crea todo

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Coni, Nanu y Maximo por los comentarios que dejaron!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario,
te espero!